fbpx
Saltar al contenido

Tres planes diferentes que hacer en Bélgica

Bélgica

Ir a Brujas y ver sus canales, pasear por la Grand Place de Bruselas mientras te comes un buen gofre, o ir a Gante para contemplar su arquitectura.

Estamos de acuerdo en que estos planes son los que debes hacer sí o sí si vas a Bélgica.

Pero, ¿y si te proponemos otras actividades quizá no tan conocidas que son igual (o más) curiosas de hacer?

Abadía de cerveza

Bélgica es mundialmente conocida por su variedad y riqueza de cervezas
Pero, además, fabrica un tipo de este oro líquido llamado cerveza trapense.

Es una cerveza muy especial de gran sabor y calidad, realizada por monjes cistercienses desde el siglo XIX.

Para cumplir con esta “denominación”, tienen que cumplirse varias normas, siendo las más importantes que esté fabricada por los monjes de la Orden y que sea dentro de la misma abadía.
Por esta razón, hay muy pocos sitios en el mundo donde se elaboren estas cervezas, más en concreto 14. Y los belgas tienen la suerte (y nosotras también) de que 6 de estas abadías se encuentren en su país.

Una visita a estas abadías es entrar de lleno en siglos pasados. En el ambiente se respira silencio y tranquilidad.
Los monasterios son dignos de ver por dentro y por fuera, y, por supuesto, puedes probar la cerveza y comprarla (la compra está muy limitada, ya que no comercializan con ella).

Abajo encontrarás el nombre de las abadías, la localización y su cerveza;

📍 Abadía de San Sixto, cuya cerveza (considerada la mejor del mundo) es la Westvleteren.

📍 Abadía de Rochefort, cerveza Rochefort.

📍 Abadía de Westmalle, cerveza Westmalle.

📍 Abadía de Nuestra Señora de Scourmont, cerveza Chimay.

📍 Abadía de Nuestra Señora de Orval, cerveza Orval.

📍 Abadía de Achel, cerveza Achel.

Campo de concentración de Breendonk

Vamos a cambiar totalmente el tercio para irnos hasta el campo de concentración de Breendonk.

Desgraciadamente, existen muchos campos de concentración, de trabajo y de exterminio utilizados en la II Guerra Mundial, y no todos están en Polonia o Alemania.

Este campo de Breendonk, conocido como “el infierno de Breendonk” fue construido como fuerte en la I Guerra Mundial por los belgas para protegerse de los ataques del imperio alemán.
Fue en 1940 cuando Alemania invadió Bélgica y entonces los alemanes nazis lo convirtieron en un campo de trabajo y concentración.

Pasaron por allí 3.500 prisioneros: judíos, miembros de la izquierda y resistencia belga o rehenes de los alemanes.
Es uno de los campos de la época nazi mejores conservados del mundo, y se nota cuando lo visitas.

Es cruzar la puerta de entrada y todo se envuelve con un aire sombrío y donde te invade la tristeza y la impotencia.
Los prisioneros que pasaron por allí vivían en condiciones inhumanas, realizaban trabajos forzados sin apenas comida en el cuerpo y eran maltratados constantemente.
Pero eso no era lo peor, había salas de tortura donde se llevaban a cabo crueldades inimaginables.

Desgraciadamente, también hubo ejecuciones por fusilamiento y ahorcamiento.

Acabaron muriendo 300 personas debido a unas causas u otras.

El campo fue liberado y evacuado a finales de 1944.

Ojalá estos lugares no existieran y no hubiera ocurrido nada de esto, pero es importante conocer y comprender la historia para que no se nos olvide y no se vuelva a repetir.

Ir a la costa

Al contrario de lo que puede parecer, Bélgica tiene playas muy bonitas, con su arena finita y dorada y sus pueblos con encanto.

Visitar las playas belgas no es algo común en un viaje a este país, pero si quieres escaparte de “lo que hace todo el mundo”, no dejes de ir a la costa.
Esto no quiere decir que no haya nadie en las playas, al contrario, son playas más o menos pequeñas en las que hay bastantes edificios.

Caminar por el paseo marítimo, probar la gastronomía belga o tomar el sol y bañarte en el Mar del Norte (los días que hace bueno, claro) son algunos de los planes que puedes hacer una vez estés allí.

Esta costa tiene más de 65 kilómetros, y sus pueblos más conocidos son estos: La Panne, Nieuwpoort, Oostduinkerke, De Haan, Oostende, Blankenberge y Knokke-Heist.

Esperamos que te hayan gustado estos planes algo “alternativos” y que si haces o has hecho alguno de ellos, ¡nos cuentes qué te parecen!

Copyright © 2023 | Transforma Tu Viaje

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *