fbpx
Saltar al contenido

¿Cómo visitar Cinque Terre
en furgoneta camper?

cinque terre en furgoneta camper

La Riviera italiana, también conocida como región de Liguria, es una región en forma de media luna que limita con la Toscana al este y se extiende hasta la Riviera francesa en el oeste.

El lugar más popular y visitado de la Riviera italiana es la región de Cinque Terre, que quiere decir “Cinco Tierras”, y hace honor a los cinco pueblos que han sido declarados por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

¿Cómo llegar a Cinque Terre?

Para llegar allí, no puedes hacerlo en coche, furgoneta o autocaravana, ya que apenas hay párkings, son localidades mayoritariamente peatonales y los locales aparcan sus vehículos en las calles. Además, al tratarse de un Parque Nacional, la pernocta está prohibida.

Lo ideal para visitar Cinque Terre es aparcar en La Spezia o en Levanto, que son las dos ciudades que se encuentran en cada extremo de Cinque Terre y tienen combinaciones de autobús o tren para visitar los 5 pueblos.

Además, hay varios cámpings y áreas para autocaravanas o campers donde poder quedarse. Eso sí, si vas a ir en temporada alta, ánimo y suerte, ya que los campings suelen estar muy llenos.
Nosotras nos alojamos en un cámping en Deiva Marina, al lado de Levanto, donde estuvimos mejor de lo previsto al lado de la playa y a 5 minutos de la estación de tren.

Así que, en nuestro caso, tuvimos que añadir una parada de tren adicional para hacer la ruta por Cinque Terre. Primero de Deiva Marina a Levanto, y una vez allí, comprar la Cinque Terre Card para recorrer estos 5 encantadores pueblos de la Riviera italiana.

¿Qué es la Cinque Terre Card?  

Se trata de un billete que te permite viajar en tren de forma ilimitada y tener acceso a las rutas senderistas de todo el Parque Nacional de Cinque Terre.
Puedes elegir entre la
Cinque Terre Card Train, que te permite coger trenes tantas veces como quieras y acceder a ellos con perros y bicicletas; o bien la Cinque Terre Card Trekking, para moverte de unos pueblos a otros a través de rutas senderistas. Para que te hagas una idea, el sendero que enlaza todos los pueblos de punta a punta, es de 11 km aproximadamente.
Además, ambas tarjetas pueden tener validez para uno, dos o tres días en función del tiempo que estés y del precio que pagues.

Ah, bueno, y si ninguna de estas opciones te convence, también existe la posibilidad de recorrer los cinco pueblos en barco. Esta opción es la más cara, pero tendrás una perspectiva y experiencia única desde el mar.

Pueblos de Cinque Terre

Monterosso al Mare

Monterosso al Mare es la localidad más poblada de Cinque Terre, y aunque no es tan popular como los otros pueblos, te recomendamos que empieces por aquí, ya que según nuestra opinión, los demás, al ser más recogidos, tienen más encanto y la visita irá “in crescendo”.

Lo más llamativo de este pueblo son sus playas, las más grandes de Cinque Terre, ya que tienen una increíble vista de la Riviera y es un increíble lugar para relajarse.
Te aconsejamos darte una vuelta por su centro histórico, que se caracteriza por espectaculares callejones dominados por coloridas casas con balcones floridos, restaurantes y tiendas típicas.

Uno de los símbolos de Monterosso al Mare es la hermosa estatua del Gigante, construida de hormigón armado en 1910, que simboliza a Neptuno, el dios del mar.
Con el paso del tiempo y las bombas aliadas en la II Guerra Mundial, la estatua acabó perdiendo sus brazos, su tridente y una concha gigante que mantenía en alto.
Aun así, sigue siendo uno de los grandes iconos de Monterosso.

Vernazza

Vernazza es una población pequeña con claro estilo marinero, donde merece la pena perderse, deambular por sus calles o darse un chapuzón en sus aguas cristalinas.

Tiene un puerto natural y es uno de los tantos pueblos pesqueros de la Riviera italiana.
La belleza de este lugar es impresionante, tiene un muelle de piedra y un túnel que conecta el pueblo con la otra parte del mar.

Como en el resto de municipios que forman Cinque Terre, la fuerza y belleza de este lugar no radica tan sólo en algunos de sus monumentos y edificios, sino también en el conjunto de todas sus virtudes y la excepcional ubicación de su población.

Los tres puntos clave para visitar en Vernazza son la iglesia de Santa Margarita de Antioquía, el castillo Doria y la plaza principal.

Riomaggiore

El primer pueblo de Cinque Terre que visitamos en nuestro 2º día de ruta fue Riomaggiore, el pueblo que se encuentra más al sur de las Cinco Tierras.
Todos los pueblos en Cinque Terre son hermosos, pero Riomaggiore es el más escénico, con su forma tan particular y bonitas edificaciones.

Tiene un paso formado por piedras y la vista desde allí es asombrosa, especialmente al atardecer.
Te recomendamos que te pierdas en sus calles y disfrutes de la tranquilidad y las vistas de este pequeño pueblo pesquero.

En nuestro caso, lo visitamos muy temprano y estábamos prácticamente solas en el lugar, lo que le añadió un encanto muy especial. Sin duda, este pueblo es de nuestros favoritos.

Manarola

Por otro lado, Manarola es un pueblo que se asoma como si fuese un balcón sobre el mar.
Sus orígenes son muy antiguos, ya que proviene de un asentamiento romano
Curiosamente, entre las casas altas y estrechas aparece una pirámide blanca, la cual es un punto reconocible que indica a los navegantes cómo llegar a buen puerto sin encallar entre los arrecifes.

La mejor manera de descubrir esta zona es recorrerla a pie, siguiendo sus diversos caminos y parándose en los numerosos miradores que nos ofrece.

Nosotras hicimos una parte del sendero que llevaba a un mirador, en el cual nos deleitamos con las vistas de todo el pueblo, ¡y nos encantó!
Sin duda, lo mejor de los pueblos de Cinque Terre es ver ambas perspectivas: perderse por sus calles y ver todos los detalles de cerca, así como alejarse y tener una visión panorámica de ellos.
Esto mismo es lo que hicimos en Manarola y por lo que guardamos un gran recuerdo de este lugar.

Corniglia

Corniglia es el pueblo más pequeño de Cinque Terre, y uno de los más visitados.

A pesar de no tener playa, es asombroso por su situación geográfica, que lo encumbra en un
monte de más de 100 metros de altura rodeado por olivos y viñedos.
Y aunque es el pueblo que mejores vistas al mar nos ofrece, es el más inaccesible, ya que para llegar a él tienes que caminar por una ruta de 308 escaleras, o bien coger un autobús desde la estación de tren.

En nuestro caso, subimos las escaleras a 30º y ya te decimos que cuando llegamos al pueblo en lo primero que pensamos fue en tomarnos un típico granizado de limón para refrescarnos.

Corniglia fue el último pueblo que visitamos de Cinque Terre y, aunque tiene un encanto muy particular con sus calles estrechas, estaba demasiado lleno de gente a la hora que llegamos nosotras, lo que hizo que nuestra experiencia allí fuese un poco agobiante.

Aquí te dejamos nuestro vídeo donde te contamos toda nuestra experiencia viajando durante 2 días por Cinque Terre:

Nuestra recomendación es que, a poder ser, visites estos pueblos en temporada baja o a primerísima hora de la mañana, ya que es un destino muuuuy popular entre locales y turistas.

Nosotras teníamos muchas ganas de conocer estos pueblos y la verdad es que nos gustó mucho la experiencia. Así que, ya sabes, si te animas a visitarlos, en ellos encontrarás hermosas costas, fachadas coloridas, historias marítimas y paisajes increíbles.

Copyright © 2023 | Transforma Tu Viaje

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *