fbpx
Saltar al contenido

¿Cómo es camperizar una furgoneta sin experiencia?

camperizar furgoneta camper

Hoy te vamos a contar nuestra experiencia sobre camperizar nuestra furgoneta Citroen Jumper L3H2 (más conocida como “Hansy” 🙂).

Obviamente, no fue un camino de rosas, ya que no teníamos experiencia ninguna y nunca habíamos realizado un trabajo igual.

Al principio tuvimos dudas sobre si camperizarla nosotras mismas o no, pero decidimos hacerlo por estas dos principales razones: toda la furgoneta está hecha a nuestro gusto y, además, es mucho más barato que si te la camperiza una empresa.
Eso sí, hay que invertir mucho tiempo y, si no dispones de él, puede “hacerse bola” o que el proceso dure mucho más de lo que pensabas.

Nosotras tardamos entre 4 y 5 meses en tenerla acabada, y trabajamos en ella mañana, tarde y noche (la mayoría de los días hasta horas intempestivas).
A todo eso hubo que sumarle los 40º de Almería en pleno verano…¡fue todo un reto! 😀

A continuación, te dejamos los puntos que creemos que son más importantes a la hora de camperizar tu furgoneta:

Tamaño de la furgoneta y distribución

Lo primerísimo que hay que decidir antes de camperizar es qué furgoneta comprar (marca, antigüedad, kilómetros, tamaño…) y, una vez la tengas en tus manos, pensar en la distribución.
Lo más práctico para hacer la distribución, es pensar qué necesitas y qué uso le vas a dar a la furgoneta: si es para escapadas o si es para vivir en ella full-time.
¿Necesitas una ducha? ¿Prefieres una cama fija a otra desmontable? ¿Quieres tener los asientos montados atrás?
Nosotras teníamos claro que la queríamos con todas las comodidades, para vivir y que no nos faltara de (casi) nada.

Para hacer la distribución, puedes crearla con un programa informático (como VanSpace o SkecthUP) o puedes simplemente coger papel y boli. En nuestro caso, como Blanca es la artista de la pareja, lo hicimos a mano alzada, aunque usamos unas cuantas hojas jajaja.

Ventanas y claraboyas

Uno de los aspectos más importantes en una furgoneta es la ventilación, ya que es un espacio muy pequeño donde se duerme, se cocina, etc. así que las ventanas y claraboyas son necesarias.
Pero, ¡ojo!, tampoco hay que pasarse haciendo agujeros en la chapa…ya que el exceso puede ser contraproducente, sobre todo en invierno. Aunque estén cerradas, algo de frío se cuela.

Otro aspecto muy positivo de las ventanas y claraboyas es la iluminación que dan, en días soleados se nota muchísimo ¡y la furgo parece mucho más espaciosa!

Nosotras en total tenemos dos claraboyas y tres ventanas:

  • Claraboya de la marca Dometic de 70×50 cm en el salón.
  • Claraboya con ventilador de 28×28 cm en la ducha.
  • Ventana corredera Dometic de 90×45 cm en la puerta delantera.
  • 2 ventanas abatibles Carbest de 70×40 cm en los laterales izquierdo y derecho.

Para abrir los agujeros, hace falta una radial ¡y mucho pulso! (Nah, no es para tanto 😛)

Una vez están todos hechos, es esencial darle a los cantos de la chapa con pintura antioxidante.
La verdad es que las instrucciones que suelen venir con las ventanas son bastante intuitivas y facilitan mucho el montaje.
Para que éstas queden bien selladas, hay que usar silicona o sikaflex, así evitamos que se cuele el agua.

Te aconsejamos hacer la “prueba del agua”, o lo que es lo mismo, echar agua (ya sea con manguera o cubos) en las ventanas y claraboyas cuando ya estén instaladas y comprobar que no entra ni gota.
En nuestra furgo hicimos esta prueba y así pudimos comprobar que nos entraba agua de la claraboya pequeña y de una ventana, que con más silicona pudimos arreglar perfectamente.

Aislamiento

Si no te gusta pasar frío en invierno o mucho calor en verano, tienes que aislar bien la furgoneta.
No te vamos a decir que es magia y que a -9º fuera no va a hacer frío en el habitáculo, pero es el primer y primordial paso para que (con la ayuda de una calefacción estacionaria, por ejemplo) la furgo esté aclimatada y no te congeles en el intento.

El aislamiento es clave para prevenir problemas futuros, como la condensación que puede acabar produciendo óxido.

Uno de los materiales más usados es el kaiflex. Es un material que resulta muy fácil de instalar y aísla muy bien, aunque puede ser un poco caro.

Nuestra elección fue forrar con kaiflex todas las paredes y todo el techo, y para rellenar las vigas (que también se deben aislar), optamos por geopanel y poliuretano, dos aislantes muy versátiles pero más engorrosos para aislar el resto de la furgoneta.

Rastrelado y panelado

Cuando la furgoneta esté ya completamente aislada, hay que ponerse manos a la obra para rastrelar.
Y si no sabes qué es rastrelar, te lo explicamos sencillamente: el rastrelado consiste en poner listones de madera en las paredes y techo de la furgoneta, anclados a la chapa.
¿Y para qué sirven estos rastreles? Para otorgarle más resistencia a las paredes y la estructura de la furgoneta.
Y también, para que podamos atornillar el panelado fácilmente a estos rastreles.

El panelado es útil por varias razones: 

  • Estéticamente da aspecto de “hogar” a nuestra furgo.
  • Ofrece una base para poder atornillar los muebles.
  • Además, hace de aislante. (En el tema de aislamiento, ya te darás cuenta que nunca es suficiente 😉).

Lo más común es hacer el panelado con madera (paredes y techo), aunque existen otros materiales de plástico con los que también se puede hacer.

Existen varios tipos de madera con los que hacer el panelado, nosotras nos decantamos por los frisos machihembrados de madera de pino para las paredes y por frisos de PVC (plástico) para el techo.

  • Friso de madera de pino: es madera muy resistente y, en nuestro caso, muy fácil de instalar y atornillar a los rastreles. Además, la estética que deja en la furgo de “cabañita” es preciosa 😍.
  • Friso de PVC: decidimos usar este material para el techo porque es muy ligero y antihumedad 100% debido a que es plástico.
    Pero tenemos que decir, que la instalación no fue del todo cómoda y sencilla: tuvimos algún problema con el machihembrado y con la sujeción de los listones en el techo ya que no es un material fácil de atornillar.
    Si nos decidimos a camperizar otra furgoneta en un futuro, tenemos claro que la forraríamos entera de frisos de madera.

Antes de toda la instalación, ¡que no se te olvide lijar, tratar y barnizar la madera para evitar moho, carcomas y cosas indeseadas!

Sistema eléctrico

Puede ser por desconocimiento general, o porque es algo muy delicado, pero aquí te presentamos a lo que los camperizadores le solemos tener más respeto, la instalación eléctrica.

La verdad es que nosotras tuvimos suerte y contamos con la ayuda del padre de Laura, electricista de profesión, así que no se nos hizo muy cuesta arriba.

Un aspecto clave a la hora de elegir los materiales, es calcular el consumo eléctrico que vas a hacer, nosotras no escatimamos en potencia o voltaje, ya que queríamos total autonomía.

Aquí te vamos a poner los aspectos esenciales a tener en cuenta:

  • Batería auxiliar: El elemento más importante de la instalación eléctrica en una furgoneta camper.
    Existen tres tipos: batería de gel, de litio y AGM.
    Nuestra elección fue una batería de gel 12V de marca Tensite de 300 Ah.
  • Booster: Este aparato es muy útil, ya que acelera la intensidad de carga del alternador de la batería y hace que ésta se cargue mucho más rápido.
    El nuestro es un booster Votronic de 70 A.
  • Inversor: El inversor de corriente sirve para convertir la corriente de 12V que hay en la furgoneta a una corriente de 220V (la que se suele usar en las casas de ladrillo y hormigón).
    Nos estuvimos informando y valorando nuestras necesidades y la potencia que teníamos en todos los demás aparatos eléctricos y nos hicimos con un inversor Edecoa de onda pura de 1500W.
  • Placa solar: Si tu idea es viajar en furgoneta y pernoctar por libre, en lugar de ir a campings y “enchufarte” en un punto de carga, necesitas una placa solar.
    Al final, es lo que da autonomía de estar donde quieras y no estar pendiente que la batería se gaste (siempre que haya sol, claro).
    Nuestra placa solar es monocristalina de 330W.
  • Regulador solar: Importante si tienes una placa solar, sirve para regular la cantidad de energía eléctrica que se suministra a una batería.
    El nuestro es del tipo MPPT (recomendado) de 30A.
  • Otros elementos importantes en la instalación eléctrica son, por ejemplo, la toma exterior, el cableado (muy necesario para que todo funcione), fusibles y caja de fusibles, desconectador de batería, etc.

Fontanería

Otro de los aspectos que ha dado más de un dolor de cabeza a la hora de camperizar…

Aquí te puedes complicar la vida lo que quieras, o puedes hacerlo más sencillo.
Para nosotras, era imprescindible tener ducha y tener agua caliente (sabemos que hay muchas/os furgoneteras/os que no tienen ducha y usan una ducha exterior en pleno invierno, pero nosotras no queríamos pasar ese trago 😀).

Empezamos por lo primero, el almacenamiento del agua en los depósitos: el de aguas limpias y el de aguas sucias.
El depósito de aguas limpias que tenemos es de 98L y lo tenemos instalado en un arcón dentro de la furgoneta, y el de grises o aguas sucias es de 75L y está ubicado en los bajos de la furgo.

Para que corra el agua por nuestra Hansy, fue necesario instalar una bomba Shurflo de 10L y un vaso de expansión de la marca Fiamma.

Para el agua caliente, nos hicimos con un boiler de 15L, y la verdad es que esos litros de agua calentita nos da para dos duchas.

Con estas capacidades, el agua limpia nos dura unos 3-4 días (depende de las duchas que nos demos, claro está). 😉

Muebles

Aquí es donde se deja ver la creatividad de una buena camperizadora y lo “manitas” que sea.
¿Quién nos iba a decir a nosotras que íbamos a hacer (y rehacer también, no te vamos a mentir…) tantos muebles?

Entre la ducha, el armario, el mueble del fregadero, la cama/salón y el mueble de la cocina, nos hemos sacado el diploma de carpinteras profesionales.
Bueno no, no es para tanto, porque tienen sus imperfecciones que solo nosotras sabemos, pero nos quedaron bastante bien.

Como recomendación, el mejor material es el contrachapado, ya que pesa muy poco y es más difícil que tenga humedades.

¡Importante! Que no salgan humedades o moho en la madera es primordial, por eso hay que tratar tooooda la madera: lijado, barniz, lijado y luego más barniz.
Aunque también hay todo tipo de tratamientos antimoho, anticarcoma, etc.

Cama y colchón

Mucha gente piensa que el sitio más importante de una casa o de una furgoneta es la cama, ¡y no les falta razón!
El descanso es primordial y, por vivir o viajar en una furgoneta, no podemos descuidarlo.

Hansy cuenta con una cama convertible en salón, con un colchón hecho a medida de viscoelástica de La casa del relleno, en el que hemos pasado meses y meses durmiendo muuuuy agusto.

La decisión de poner cama convertible fue porque le dimos prioridad en el espacio a la ducha y al armario, pero para la siguiente furgoneta quién sabe…

Homologación

Por último, pero no menos importante es la homologación de la furgoneta camper.

Si has pensado en camperizar una furgoneta, lo más seguro es que la tengas que homologar, pero depende de las modificaciones que le hayas hecho.

La homologación sirve para controlar que la camperización que se ha hecho haya cumplido con unos estándares de calidad y seguridad.

Suele costar unos 500€-800€ (depende de las reformas que se hayan hecho).

Para ahorrarnos dolores de cabeza y que el proceso fuera lo más rápido posible, nosotras contratamos la homologación con Foro Homologar.
Nos hicieron todos los certificados (de taller y eléctrico), nos proporcionaron un ingeniero para que evaluara el proyecto y la gestión de la documentación fue muy llevadera.

Además, durante la camperización, si tienes alguna duda puedes contactar con ellos vía WhatsApp o Email.
Lo recomendamos 100%.

Una vez estén todos los papeles de homologación en regla, queda el último paso: pasar la ITV de reforma.
Si la reforma ha sido aprobada por la empresa de homologación, no tiene por qué haber problema en la ITV, aunque siempre existen esos nervios…

Extras y conclusiones

Además de todo lo anterior, también tenemos instalada una calefacción estacionaria que va a diésel. Consume muy poquito diésel y es ideal para calentar la furgoneta cuando fuera hace un frío que pela!

Al tener cama convertible, no tenemos un salón fijo, así que nos hicimos con una mesa tipo lagur (desmontable) para poner detrás del asiento de la conductora.
Como el asiento de la copilota es giratorio, ¡nos queda una oficina súper cómoda!

Como conclusión final, te queremos decir que camperizar no es un proceso súper fácil (sobre todo si no tienes ni idea), pero no es imposible ni mucho menos.
Si te lanzas a la aventura, seguramente tengas que rehacer varias veces lo que pensabas que estaba bien, pero así se aprende el doble 😀
Al final, como todo en la vida, es dedicarle tiempo, cariño y esfuerzo.

Es algo que nosotras hicimos con muchísima ilusión y todavía a día de hoy, cuando estamos dentro de la furgo, nos miramos y decimos: “hostia, todo esto lo hemos hecho nosotras y nos encanta”.

Así que, si estás pensando en camperizar tu propia furgoneta, ¡sin duda te animamos a ello!

Y si estás dudando sobre si adquirir una furgoneta o autocaravana, aquí te explicamos las diferencias.
Diferencias entre furgoneta y autocaravana.

Si tienes alguna duda de este proceso o algo que quieras preguntarnos, déjanos abajo un comentario y te la resolveremos lo más pronto posible.

¿Quieres saber nuestra experiencia después de 1 año en la Vanlife?

Copyright © 2023 | Transforma Tu Viaje

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *